Miércoles , noviembre 22 2017
Home / Más TS / Noticias / ¿Qué pasaría si Trump gana las elecciones?

¿Qué pasaría si Trump gana las elecciones?

Muy pocos se habrían aventurado a pronosticar hace seis meses que Donald Trump, el peor candidato presidencial que haya conocido la historia reciente de EEUU, tendría posibilidades de ganar mañana las elecciones. A falta de 24 horas para la apertura de los colegios, apenas dos puntos porcentuales separan a los dos aspirantes tras la espectacular subida en la intención de voto del candidato republicano en las últimas semanas. Es cierto que la intervención del FBI, denunciando la aparición de nuevos emails sospechosos de Hillary Clinton enviados cuando era Secretaria de Estado, y la publicación en Wikileaks de otros mensajes comprometedores han podido erosionar la imagen de la aspirante demócrata. Pero no puede obviarse que Clinton es una de las políticas con menores índices de popularidad y que menos empatía genera en las bases y el electorado joven.

La fortuna acumulada junto a su marido y la confusión de intereses entre su fundación y sus actividades lucrativas la presentan como una representante del establishment cuyo discurso en poco se parece a su vida privada. Sólo la bien valorada gestión de Obama y el peligro que representa su contrincante para la mayoría de la ciudadanía urbana, las mujeres y las minorías raciales podría llevarla a la Casa Blanca. Pero esto podría no ser suficiente, porque la clase media ha visto cómo la crisis ha hundido los salarios y millones de trabajadores han perdido sus empleos tras el declive de las zonas industriales del norte del país. Y es en ese caldo de cultivo, como también ha ocurrido en Europa desde el inicio de la recesión, donde arraiga el discurso populista, que ofrece el consuelo imaginario de proponer soluciones rápidas y fáciles a problemas complejos que requieren reformas estructurales. Decepcionada con la clase política y frustrada por la falta de expectativas y la constante pérdida de poder adquisitivo, la ciudadanía a ambos lados del Atlántico parece dispuesta a utilizar su voto como una forma de protesta y desahogo sin valorar las consecuencias.

En el caso de EEUU, una posible victoria de Trump recrudecería el enfrentamiento social en el país. Su indisimulado desprecio hacia las minorías raciales y hacia los inmigrantes, a los que culpa de acaparar los empleos en detrimento de los trabajadores estadounidenses, podrían desembocar en una ola de racismo y exclusión con nefastas consecuencias para la convivencia. De la misma forma, su manifiesto machismo, del que hace gala cada vez que tiene oportunidad, pondría en riesgo los esfuerzos y los logros por la igualdad conseguidos en los últimos años, no sólo en favor de la mujer, sino también de los homosexuales.

En lo económico, las recetas proteccionistas para favorecer a las empresas locales y la subida de aranceles a las importaciones, no sólo generarían un guerra comercial con sus socios en Asia y Europa, sino que afectaría a la productividad empresarial y provocaría el cierre de muchas compañías. De la misma forma, su propuesta de bajar los impuestos a las rentas más altas ahondaría en las desigualdades económicas, acentuando la tendencia que se viene experimentando desde el inicio de la crisis, donde ha sido la clase media la que ha soportado los mayores ajustes. Si a esto añadimos su declarada oposición a subir el salario mínimo, a incentivar el empleo mediante inversiones públicas y a poner fin a las políticas sociales impulsadas por el presidente Obama, sobre todo en educación y sanidad, gracias a las cuáles 20 millones de estadounidenses han podido tener un seguro médico, el resultado será el de una sociedad cada día más polarizada.

En el plano internacional, la incertidumbre sería absoluta, lo único que se podría esperar sería que los asesores presidenciales le disuadiesen de tomar decisiones impulsivas, como iniciar una guerra comercial con China o cambiar alianzas estratégicas que desembocasen en un acercamiento a la Rusia de Putin y un alejamiento de sus aliados tradicionales y las políticas de la OTAN.

Lo más dramático, sin embargo, sería el peligro de que su modelo sirviese como referencia en otras partes del mundo, donde las causas de su rápido ascenso presentan un preocupante parecido.

Fuente | www.elmundo.es

About no

Check Also

aajbiyf

El Chapo recuerda su infancia: “Me decían hínquese ahí y me daban de golpes con una vara para las vacas”

Cárcel de Ciudad Juárez. El preso 3912 se ha sentado frente al psicólogo. Le custodian tres guardias. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *