Home / Uncategorized / Los tres tipos de felicidad que existen y cuál nos proporciona mayor placer

Los tres tipos de felicidad que existen y cuál nos proporciona mayor placer

Decir a estas alturas que el dinero no da la felicidad es una ingenuidad mayúscula. Cierto es que muchas de las cosas más importante de la vida no pueden comprarse, pero todos necesitamos un cierto bienestar material, sin el que es muy difícil ser feliz. Y, qué demonios, estamos aún más contentos si en vez de pasar las vacaciones de verano en la piscina municipal lo hacemos en Tailandia y tenemos una casa en propiedad en vez de vivir en un estudio de 40 metros en el extrarradio sin calefacción ni lavavajillas.

Desde hace más de una década los psicólogos han estudiado el efecto de gastar el dinero en experiencias vitales o en bienes materiales, y parecían haber llegado a la conclusión de que, si bien gastarse el dinero en un coche o un reloj no proporcionaba un bienestar perceptible, si lo hacía el hecho de comprar experiencias –como una cena en un restaurante, un viaje o la entrada a un concierto– o los conocidos como “productos experienciales”, esto es, todos aquellos bienes que permiten a sus propietarios desarrollar nuevas habilidades y conocimientos (ya sea un instrumento musical o una raqueta de padel).

Ahora un nuevo estudio, publicado en la revista 'Social Psychological and Personality Science', afirma que, si bien las experiencias potencian más algunos tipos de felicidad, el mero consumo materialista aumenta otros y, en conjunto, es igual (o más) efectivo al proporcionarnos bienestar.

Comprar, comprar, comprar

Según los autores de la investigación, los profesores de psicología de la Universidad de British Columbia (Canadá) Aaron C. Weidman Elizabeth W. Dunn,existen tres tipos de felicidad:

1. La felicidad anticipatoria: aquella que experimentamos ante la perspectiva de que vamos a comprarnos algo.

2. La felicidad momentánea: la que vivimos en el momento en que disfrutamos de algo.

3. La felicidad crepuscular: aquella de la que gozamos cuando recordamos una vivencia.

Hasta la fecha, la inmensa mayoría de los estudios sobre la felicidad que proporciona la compra de bienes o experiencias (esto es, aquello en lo que gastamos nuestro dinero), analizaban la felicidad anticipatoria, preguntando a los participantes qué sentían pensando en una futura compra, y la crepuscular, preguntando en qué medida una compra había contribuido en la felicidad general de cada individuo. En contraste, la felicidad momentánea se ha medido siempre como el placer que siente una persona en el momento en que compra algo. Una percepción que, según los autores de este estudio, puede llevar a confusión.

“Por ejemplo, una visita al zoo puede ser recordada años después como una fantástica experiencia familiar, en la que el pequeño Jimmy vio leones y tigres por vez primera, produciendo una gran felicidad crepuscular, aunque la misma visita incluya lloros y conos de helados caídos, que fastidiaron la felicidad momentánea”, apuntan los autores.

Al mismo tiempo, comprarse un bien material, como una prenda de vestirpuede darnos una gran felicidad momentánea que no acaba cuando guardamos la prenda en el armario, pues nos hace sentir cómodos y atractivos cada vez que lo usamos, aunque su recuerdo no nos proporcione una felicidad crepuscular tangible. Además, seguirá mucho tiempo junto a nosotros, no como la visita al zoo, que sólo permanece en nuestra (distorsionada) memoria.

El consumo nos proporciona una felicidad efímera, pero felicidad al fin y al cabo. (iStock)

¿En qué gastarías?

Según Weidman y Dunn, aunque hay decenas de estudios que afirman que las experiencias nos brindan una mayor felicidad general, nadie ha estudiado como es debido la felicidad momentánea. Y es lo que han tratado de hacer en su estudio. Para lograrlo, dieron a 67 individuos 20 dólares y les dividieron en dos grupos: unos debían comprar una experiencia y otros un bien material de su elección. Tras esto, los investigadores preguntaron a los participantes sobre su felicidad percibida.

Los sujetos experimentaron una felicidad momentánea más intensa con las experiencias, pero ésta era más frecuente con los bienes materiales, de los que podían disfrutar en más ocasiones. “Las compras materiales tienen una ventaja que no se ha reconocido”, aseguran los autores, “ya que proporcionan episodios más frecuentes de felicidad momentánea semanas después de que se hayan adquirido”. Y al medir la felicidad total proporcionan mayor satisfacción en conjunto.

Nuestras visitas constantes a las tiendas nos proporcionan una distracción de la vida diaria que, nos guste o no, nos hace felices.

Esto nos lleva a una conclusión que no hará nada de gracia al Dalai Lama: el consumismo, mientras podamos sostenerlo, nos hace felices. Como explica en 'The Atlantic' Olga Khazan, dado que enseguida nos acostumbramos a las cosas que tenemos, cuando compramos alguno nuevo sentimos una sacudida de felicidad que es menos intensa que irnos de viaje, pero que se repite más en el tiempo. Y nuestras visitas constantes a las tiendas nos proporcionan una distracción de la vida diaria que, nos guste o no, nos hace felices.

Esto, claro está, tiene su contrapartida. Como explicaba la psicóloga e investigadora de la Universidad de Riverside en California Sonja Lyubomirsky en su libro 'Los mitos de la felicidad', nos acostumbramos muy rápido a las cosas buenas. La defensa de los pequeños detalles como garantes de la felicidad se ha repetido hasta la saciedad en los ámbitos del bienestar, pero lo cierto es que enseguida somos insensibles a los pequeños gestos (y compras). Este fenómeno, que Lyubomirsky ha bautizado como “adaptación hedonista”, hace que la quinta vez que vayamos a Ikea nuestra compra nos haga mucho menos feliz que en nuestra primera visita.

Al final, por muchos estudios que se hagan, no es fácil simplificar algo como la felicidad en tipologías y prácticas, máxime cuando todos la experimentamos de distinta forma. Pero algo está claro: a nadie le amarga un dulce, ya sea en forma de piruleta, entrada de concierto, un nuevo abrigo o un Lamborghini. Y hay quien no se pude comprar ninguna de esas cosas.

Fuente | elconfidencial.com

About no

Check Also

credit-card-sized-cell-phones-and-the-best-kickstarters-this-week

El LigthPhone: El teléfono cero distracciones

Es curioso que entre más avanza la tecnología con la idea de simplificar nuestra vida, ésta …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *