Home / Bloggers / Previniendo la “Hiperplasia Prostática” en nuestros perros.

Previniendo la “Hiperplasia Prostática” en nuestros perros.

La próstata canina es una glándula bilobulada que rodea de forma completa la uretra a la salida de la vejiga en los machos. La función de la próstata es producir una parte importante del fluido seminal, es el único órgano sexual accesorio al pene y tiene una relación directa con las funciones reproductoras. Por esto se asocia estrechamente con el funcionamiento de los órganos genitales y los niveles de hormonas masculinas en la sangre. La próstata se considera como un órgano que depende de los andrógenos.

La hiperplasia prostática benigna (HPB) ocurre como consecuencia de la acción de la testosterona y estrógenos secretados por los testículos. Es una enfermedad que se da de forma espontánea en machos no castrados principalmente mayores de 5 años y consiste en un crecimiento no cancerígeno (por esto benigna) del tamaño de la próstata producido por la hipertrofia (aumento de tamaño) e hiperplasia (aumento en el número de células) del tejido prostático debido a una alteración en la relación andrógenos-estrógenos.

dog-187817_1280

El proceso comienza por una hiperplasia glandular, que evoluciona a una hiperplasia quística, lo que le da apariencia de nido de abejas a esta glándula durante la palpación rectal. Esta evolución de quistes prostáticos provoca la obstrucción de los canalículos de la glándula, debido a la acumulación de líquido prostático en ellos, esto provoca un agrandamiento prostático. 

El agradamiento de la próstata ya en casos avanzados provoca la obstrucción del movimiento del material fecal a través del canal pélvico; propiamente en la porción del colon ubicado sobre la próstata, esto genera que el paciente intente defecar (tenesmo) y se le haga muchas veces imposible o intente en repetidas ocasiones tratar de hacerlo y lo haga en muy poca cantidad y con dolor. La presión sobre el tracto gastrointestinal puede producir constipación, estreñimiento y heces en forma de cinta o aplanadas. En muchas ocasiones molestias al caminar y apoyar los miembros posteriores (cojera). Otros signos clínicos incluyen descarga hemorrágica uretral, hematuria (sangre en orina) y hemospermia (eyaculado sanguinolento).

La enfermedad inicialmente cursa sin alguna sintomatología o molestia en los pacientes; y sin ningún cambio en la rutina diaria del paciente reportado por los propietarios. En la mayoría de los casos no se presentan signos clínicos, y en aquellos que sí los presentan, son también asociables a otras patologías prostáticas como neoplasias y prostatitis aguda o crónica entre otras. El médico veterinario deberá realizar un examen clínico y una palpación rectal para valorar el volumen de la próstata. Este examen es un poco incómodo pero indoloro para el paciente. Otros exámenes específicos, como el ultrasonido permite valorar con mayor exactitud el aspecto de la próstata e identificar el tipo de enfermedad prostática. Se recomienda realizar exámenes de sangre, hacer bioquímicas sanguíneas, y radiografías, aunque estas no son muy útiles para el diagnóstico de esta patología; pero si nos permiten visualizar este y otros órganos. 

El tratamiento mejor recomendado para la HPB es la castración y es hasta el momento, el tratamiento más eficaz, aunque acaba con la vida reproductiva del animal. La orquiectomía es un procedimiento simple, definitivo y carente de efectos secundarios. La involución de la próstata comienza a los pocos días de la intervención. 

 

La mejor recomendación para evitar complicaciones por este padecimiento es realizar castraciones a temprana edad a pacientes que no vayan a ser destinados para reproducción; y en pacientes con estos fines, se aconseja estar al tanto de cualquier cambio en el comportamiento, cambios en las heces o si el paciente presenta constantemente intentos fallidos de defecar sin lograrlo; es importante monitorear mediante palpación rectal y ultrasonidos esta glándula. Estas revisiones se deben realizar con frecuencia en pacientes enteros después de los 5 años de edad.

prostat1VICTORIA

About no

Check Also

perro-oveja-1

El antes y después de un perro bajo 16 kg de pelo tras 6 años abandonado

Después de pasar 6 años abandonado en un granero, Lazarus ha sido finalmente rescatado. Sin embargo, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *